Que su aprendizaje no se combierta en una carga

jueves, 22 de enero de 2009




EL TIEMPO.


Es una noción difícil de construir, porque los niños no pueden hacer una observación directa del mismo. El niño solo conoce a su familia y lentamente de manera elemental va adquiriendo alguna noción de la vida, para él, el tiempo esta marcado por acciones y acontecimientos aislados y distintos, muchos de los cuales despiertan fuertes emociones (…) en un todo continuo en el que no lo diferencia bien del espacio.

Para la enseñanza de las nociones temporales es importante tener en cuenta el esquema de Piaget, porque los procesos de inteligencia influyen en la asimilación y acomodación, es decir que si no se comprende tampoco se podrá asimilar. También la influencia del medio, ya que la noción de tiempo es un conocimiento de carácter social que el niño adquiere en la relación dialogal con los otros, en cuanto lo requiere para comunicar su vida en acontecimientos sucedidos en espacios de tiempo determinados.

Para Piaget el tiempo hace alusión a “la coordinación de los movimientos: ya se trate de desplazamientos físicos o de movimientos en el espacio, o de esos movimientos internos que son las acciones simplemente esbozadas, anticipadas o reconstruidas por la memoria, pero cuyo termino es también espacial; el tiempo desempeña, respecto a ellos, el mismo papel que el espacio con relación a los objetos inmóviles”. Por lo tanto, la enseñanza de la matemática debe partir de lo concreto para tomar las ideas generales y conducir al estudiante a la abstracción, y se deben tomar en cuenta las diferencias que existen en el pensamiento del niño a distintos niveles de edad.

En el caso especifico de las nociones temporales, hay que tener presente que el niño aprende conocimientos a través de la interacción con sus compañeros y los objetos que le rodean; su construcción de los conceptos no la realiza solo, sino en relación con el mundo con el que cohabita, propuesto como uno de los recursos pedagógicos que más proporciona todas estas experiencias acumulativas para el logro de mayor apropiación de los conocimientos temporales en el aula de clase; por lo que las actividades que allí se realicen, por más sencillas que parezcan ser, contribuyen en la formación de un pensamiento lógico-matemático, en el cual el niño progresa en nociones de representación, conocimiento del espacio y comprensión del tiempo, que le permiten organizar los objetos y los acontecimientos de su mundo

El niño adquiere las nociones de tiempo, en su diario vivir, de manera lenta, pero firme, pues en las pláticas verbales con el adulto percibe la discriminación que hace este del tiempo y va aprendiendo a hacerlo. Sin embargo, se debe crear situaciones de aprendizaje que provoquen en él desequilibrio, para posibilitarle la asimilación de los acontecimientos y adaptarlos a su cotidianidad; dichos desequilibrios pueden darse en las situaciones conversacionales dadas con el maestro, con pares y demás adultos.

Con los niños pequeños, no existe inconveniente en ir preparando el camino de un aprendizaje temporal, donde perciba el transcurrir de los hechos, que favorece en él un cierto sentido de conciencia del tiempo y la creación de vivencias emotivas dirigidas más hacia la imaginación y la sensibilidad que a la inteligencia misma.

Para hacer posible el aprendizaje, el maestro requiere de la implementación de estrategias metodológicas que le posibilite a los niños comprender los conceptos temporales, de manera contextualizada y con aplicabilidad en su diario vivir. La finalidad no debe ser otra, que lograr la movilización de esquemas en los educandos, para facilitarles construir su conocimiento, por lo cual las estrategias deben estar relacionadas con los gustos y motivaciones de los mismos, lograr despertar su interés y sobre todo posibilitar que la apropiación del conocimiento sea significativa.

Los cuentos infantiles, pueden constituirse en una estrategia para lograrlo, debido a que no son algo nuevo para los niños, quienes conocen la estructura de los mismos, son de su agrado y logran relacionarse con la realidad que estos les presenta; debido a que la trama los ubica en diferentes espacios de tiempo, requiere que en su imaginación se muevan en ellos y, que desde su realidad perciba lo acontecimientos como cifrados en un tiempo y espacio determinados, lo que contribuye a la adquisición de conocimiento acerca de las nociones temporales. A continuación se encuentran algunos cuentos, propicios para desarrollar intervenciones pedagógicas, que propendan hacia el logro de que los educandos apropien la nocion de tiempo.

Ademas si los cuentos son elaborados por el maestro, ello permite que sean más acorde a los intereses del niño, a su nivel de desarrollo, a su contexto, cotidianidad y al logro de los objetivos propuestos. Lo que posibilita la apropiación de las nociones temporales, ya que son una construcción social que el niño logra en la cotidianidad, al percibirlas como necesarias en sus relaciones con el mundo que le rodea.

El cuento como estrategia metodologica, tambien posibilita dinamizar el proceso de enseñanza aprendizaje y las sesiones de intervención, la lectura de un cuento dispone a los niños para hacer posible la clase, lo que conduce a que su participación sea más frecuente, a que vislumbren las actividades encaminadas a resolver las inquietudes planteadas en los cuentos, ayudar a los personajes del mismo y no a la apropiación de las secuencias temporales. Además el cuento enriquece dicho proceso, debido a sus diversas modalidades de aplicación, y ha a su relación con otras estrategias metodológicas y actividades, como la formulación de preguntas, las situaciones de aprendizaje y el juego, en busca de posibilitar la construcción de conocimientos, como las nociones temporales y espaciales.

1 comentario:

  1. susi, tu blog, igualito a vos...
    muy organizado, sobrio y coherente; como el tema que elegiste es tan dificil para los niños y las niñas, esta pagina que creaste nos servirá mucho en la práctica docente y personal.
    ti voglio bene.

    ResponderEliminar